NOTICIAS

Calentarse con equipos eléctricos es un lujo

La electricidad no sólo es cara sino que se sigue encareciendo. La semana pasada conocíamos la nueva subida del 4% a partir de julio. Las cifras del cierre de los últimos meses de frío han vuelto a poner de manifiesto que cada vez son más los usuarios que huyen de los equipos eléctricos para calentarse y así tener un mayor ahorro doméstico. Ante la situación, el gas se ha vuelto el aliado.
Y es que las estufas a gas y las calderas son los nuevos productos estrella. Se llevan la mayor cuota los canales de los grupos de compra y las cadenas, entre las que suman el 79% de las ventas. El 17% lo vendieron las grandes superficies generalistas.
Además de las facturas cada vez más difíciles de costear, en España tenemos la particularidad de tener un invierno corto y moderado, a pesar de ser un país de extremos. Por otro lado, los calefactores alternativos, como las estufas a gas, ya no son armatostes, y es mucho más fácil acoplarlas a la decoración del hogar.
Muchas han sido las firmas que han tenido que adaptarse a los nuevos requisitos de la demanda: para mantener el volumen de ventas, muchas marcas han renovado su oferta casi completamente. Se trata, admiten muchas, de una inversión cuyo retorno aspira a simplemente mantener la cuota: sin beneficios pero tampoco con pérdidas.
Los usuarios se han encargado de buscar alternativas mientras en los puntos de ventas se adaptaban al cambio de tendencia. Además de demandar unos sistemas alternativos para pasar el frío, también se ha dado la situación de que los usuarios se han adaptado al frío o, sencillamente, han intentado abrigarse más y dejar atrás los años en los que en invierno se vestía con ropa ligera.
Con independencia de la tecnología de gas utilizada, los modelos actuales aseguran comodidad, salud y no tienen los riesgos de antaño. A los siempre dispositivos portátiles de balón, se les han unido las estufas de gas portátiles y las calderas, muy solicitadas por su alto rendimiento y eficacia.